COACHING ONTOLÓGICO Y OTRAS PRÁCTICAS

12.03.2020 20:05

                          

En los tiempos que vivimos, luego de distintas experiencias que son manifestadas, con resultados de los más diversos, las organizaciones institucionales de diferentes sectores, los medios masivos de comunicación, las usuarias y los usuarios, nos consultan como profesionales, a la vez que se interrogan, sobre el coaching ontológico y demás prácticas que pululan en el mercado de hoy. Es así que emergen distintas preguntas, sensaciones ,afectos, o bien el quedar consternados sobre conductas, directrices o modos en los que se platean programas de pensamientos de ensalzada efectividad, para abordar las mil y una situaciones de la vida cotidiana, o cuando no, los sufrimientos humanos:”Me dijeron tenés que hacer esto” ,probá aquello”, ”mejorá las ventas”, ”edúcate de esta forma”, ”lidera la vida buena”, ”pásate al modelo de vida positivo”. Y desde luego al asir cada pregunta, nos situamos en varios ejes de análisis para emitir nuestro posicionamiento como profesionales, interpelándonos de la siguiente manera, ¿para qué sirven?, ¿qué función cumplen? Las narrativas incisivas de autosuperación cada vez más presentes en el mundo del mercado. ¿Cuál es el estado actual de la promesa neoliberal capitalista de felicidad y la relación con la tecnocracia imperante?.La conclusiones son todas y todos vividos, hay una oferta circular de renovar las promesas, a través de inéditos o últimos objetos de consumos, que se presentan capaces de atraer con todos los gustos con voraz fascinación.

 

El neoliberalismo se impone biopoliticamente haciendo como si todo fuera mercado. Toda conducta entonces, cada proceso, se vuelve objeto de diseño. Y como los objetos pueden ser reales o fantaseados, el coach ontológico que se asoma como pseudociencia se vuelve-el aferrarse a algo-pretendiendo devolver el valor necesario en este comercio mundial de la capacidad, como si hubiera que volverse cada uno empresario financiero de sí mismo. En el que la o el mejor es el que adhiere al modelo del estado de ánimo que el entrenador experto disciplina con una fórmula para todos. La eterna promesa de la fecilicidad, con tonos de gentileza, desalienta un aparente confort vivido e increscendo, se vive en el consumo y deviene con éste, el endeudamiento, la vergüenza. La ayuda de la discursividad presente por doquier, es el Prozac de la tecnologías que se viraliza a la velocidad de la imagen en la era digital, buscando ser una obligación con valoración sancionatoria constante de los logros o fracasos “productivos” que se han de exhibir hoy.

 

 

AQUI TIENES EL DOCUMENTO COMPLETO (Argentina)

Posición del Colegio de Psicólogas y Psicólogos de la Provincia de Córdoba.pdf (755169)