COMO RECONOCER A UN CHARLATAN EN LA RED

29.09.2020 21:05

Son personas muy carismáticas, con una personalidad muy marcada y muy cercanos con su público, un público generalmente con un perfil muy concreto y extremadamente parecidos entre ellos, los cuales son manipulados mentalmente de las siguientes maneras.

Les hace creer que ellos son especiales (no de forma textual) pero les hará creer van a tener una información “prohibida” y que el resto del mundo no está listo para comprender, salvo ellos.

También los manipulan mentalmente desde el lado religioso o espiritual, con cosas como: “quieren interrumpir nuestro desarrollo espiritual”, “el sistema quiere que nos sintamos insignificantes”, “las élites están trabajando en la desvalorización del ser humano” …todo esto puede cambiar en función de la temática que después quiera vender.

La primera de las necesidades es crear un enemigo, sin un enemigo ninguna de sus historias tendría sentido ni credibilidad, así que por mera necesidad necesitan crearse enemigos ficticios, la función es posicionar a su público en todo lo que no es conveniente para ellos, como podrían ser las agencias espaciales, la OMS, las farmacéuticas, gobiernos, las logias como podría ser la Masonería, La Orden Jesuita y un largo etc.

Otra de las necesidades es hacerse la víctima, medida imprescindible para ganar credibilidad usando frases como estas: “las élites no quieren que sepamos la verdad, “las farmacéuticas quieren una sociedad enferma”, “si nos mintieron con la forma de la tierra nos mintieron con todo”, “nos espían”, “nos vigilan”, están intentando censurarnos (cuando sus canales funcionan con total normalidad), “me acosan por decir la verdad” y demás frases muy similares que seguramente todos hayáis leído en mas de una ocasión, hay que destacar también que cualquier cosa que suceda con sus plataformas como borrado de post, vídeos o sanciones por saltar las condiciones de uso de la plataforma será usado a su favor para poder decir “veis…teníamos razón, nos quieren censurar”.

Ahora viene la presentación de su argumento, generalmente comienzan divulgando teorías o pseudociencias a modo de cebo, si ve que su público acepta ese contenido empieza lo serio, lo que realmente quería vender desde un primer momento.

Por norma general tocan temas que desconocen casi completo y mezclan verdades con mentiras o sacan de contexto afirmaciones científicas.

Aún así son plenamente conscientes de su falta de argumento, y para ganar un extra de credibilidad emplean terminologías médicas, científicas y hasta psicológicas, pues la meta principal es siempre dar la apariencia de que saben de lo que están hablando, a esto hay que sumarle que por lo general el público que consume su contenido es completamente ignorante en las temáticas expuestas y con un poco de adorno éstos ya pasaron por el aro, llegando a decir incluso que “dio cátedra” de un tema en el que realmente el disparate fue la tónica general.

También se emplea la “obligación a creer en mi” usando comentarios en sus exposiciones como hasta un niño de dos años con la mitad de neuronas promedio entendería esto”, “hay que ser muy tonto para no darse cuenta de que nos están engañando” y frases de carácter similar usadas para dar “peso y credibilidad extra” a su argumento.

Para no dejar la posibilidad de que su público saque conclusiones propias o encuentre contradicciones en sus exposiciones (algo muy común en charlatanes) saltan de tema en tema con extrema rapidez y fluidez, la meta es no dejarte pensar en el tema expuesto y pasar al siguiente donde hará exactamente lo mismo.

Otro denominador común en este tipo de actuaciones es que tocan múltiples temas siempre de manera superficial, sin profundizar en ninguno, pues el profundizar en un tema específico implicaría demostrar la falta de conocimiento del mismo y quedar mal ante los suyos, y eso es exactamente lo que NO quieren que suceda NUNCA.

 

Son personas mediáticas, es bastante habitual verlos con mucha soltura en algunos medios de comunicación como podrían ser canales de tv (en su mayoría canales de poco alcance) y entrevistas en radio, siempre y cuando les permitan hablar libremente sin que nadie interfiera en su monólogo, de lo contrario no participará.

Rechazan todo debate el cual no haya sido controlado, quiero decir, en mas de una ocasión hemos podido ver falsos debates donde en la realidad todos los integrantes ya se conocían entre ellos con anterioridad y ambos ya tenían preparadas tanto las preguntas como las respuestas, dicho de una forma simplista, un puro teatro.

Evitan a toda costa entrar en debates con alguien que tenga la sospecha de que pueda desmontar todo su argumento en vivo y delante de sus seguidores, pues ellos son plenamente conscientes de que lo que están promoviendo es falso y eso podría suponer el fin de su actividad.

A pesar de todo tienen su propio método de debate para cuando no les queda otro remedio, su método es no dejar hablar al otro participante interrumpiendo constantemente, cambiar de tema con extrema rapidez para no dar tiempo de reacción a la otra persona y tratar de que el debate no sea un debate, sino una charla, por lo tanto para debatir con este tipo de gente no solo es necesario tener pleno conocimiento de la temática que expone el charlatán en cuestión,  es sumamente importante que sepa el método de debate que usa este tipo de gente, es vital no dejarles salirse del tema que están exponiendo antes de que salte hacia otro y obligarle a profundizar en él completamente, eso es lo que ellos tratan de evitar que suceda a toda costa y es una forma infalible de dejar demostrado su completa falta de conocimientos.

 

Tenemos algún testimonio donde el propio charlatán afirmaba preparar sus intervenciones para evitar que la conversación pase a ser un debate, pues ellos saben cuales son sus limitaciones, saben perfectamente de que mienten de forma consciente y en consecuencia deben de protegerse para no quedar expuestos.

¿Cuándo expone algún tema muestra sus fuentes?, muchos de los charlatanes no exponen sus fuentes, ya que mayormente no hay tales fuentes, es todo de “cosecha propia”, invenciones propias.

Otros al contrario si que presentan fuentes, pero esto es un arma de doble filo, las fuentes mostradas generalmente son de otros canales, webs u otro charlatán, que en la gran mayoría de ocasiones hay amistad entre ellos, usando a la ciencia de ejemplo te mandan también fuentes de supuestos médicos, físicos etc que durante una investigación profunda realmente no lo son, o lo fueron en su momento y han sido deshabilitados como a ocurrido en muchas ocasiones especialmente en el campo de la medicina, algunas veces te presentan a médicos, con su bata blanca y la sala consulta a personas que en realidad no tienen nada que ver con la medicina, pero si con las pseudomedicinas, como podría ser alguien que se presenta como un “medico homeopático” y toda esa clase de denominaciones.

Las preguntas básicas son:

  • ¿presentan fuentes?
  • ¿A dónde te llevan sus fuentes?
  • ¿puedo verificar la identidad, estudios y profesiones de los ejemplos tomados como fuentes?
  • ¿tienen amistad en común con la persona que las cita como fuentes?
  • ¿hay datos en esas fuentes que yo pueda verificar, o son las mismas palabras dichas por otra persona?

 

Como ejemplo, si hablamos de un médico necesitaríamos sus nombres apellidos, su número de colegiado médico etc, para poder verificar su identidad y que hay tras esa persona.

Usan a sus seguidores para su propia protección, como comenté al principio son personas que delante de su público se muestran muy cercanos, es muy importante porque de esta manera es su propio público el que avisa al charlatán sobre quien está hablando de él, sobre qué y cuando y a través de que medio.

Poniendo como ejemplo a los partidarios de las ”lejías curativas” estos se mueven en grupos de redes sociales como Facebook y especialmente Telegram, donde comparten capturas de pantalla, enlaces, videos e información personal de aquellos que hablan de ellos, Y sus líderes charlatanes estar al tanto de todo por si fuera necesario hacer “cambios”.

Hablamos de cambios cuando ven que alguien con cierto poder de alcance mediático expone sus carencias y evidenciando su charlatanería, entonces dada esta situación es muy común verles cambiar su discurso para que se distancie de lo que dijeron sobre él, como le vimos hacer recientemente a Andreas Kalcker tras fallecer un menor de edad tras consumir su “lejía curativa.

¿Por qué hacen esto?, esto generalmente al igual que las sectas (muchas veces se acaban convirtiendo en una) lo hacen por dos razones, evidentemente por dinero, y la segunda por notoriedad.

En todos los casos ellos son plenamente conscientes de que están actuando mal, poniendo en peligro la economía, salud física, mental o ambas de sus seguidores, pero esto para ellos no es algo que les preocupe, esto ya entra dentro de la psiquiatría pues en su gran mayoría muestran comportamientos y rasgos de la psicopatía.

 

Nos estamos encontrando casos de algunos charlatanes en la red los cuales en un principio digamos que se crearon un personaje con el que exponerse en las redes, hemos podido ver que esto a largo plazo les ha traído problemas, debido a la falta de corrección de sus seguidores, la continua adoración por parte de los mismos y que en muchas ocasiones son tratados igual que un líder de una secta han terminado creyéndose su propio personaje, y esto ha dado lugar a conductas mesiánicas producto de creerse su propio cuento.

 

Esperemos que esto le sirva de ayuda para identificar y no caer en las redes de estos charlatanes.