CURSO DE MEDITACIÓN ZEN IMPARTIDO POR RODOLFO CASTELLANI

12.08.2018 14:03

Testimonio Curso de meditación Zen celebrado en  Murcia, en los días 18, 19 y 20 de agosto de 2017.

 

Soy una persona de más de 40 años que trabaja en el sector de educación. Soy agnóstico y, por tanto, no practico ninguna religión. Sin embargo, por formación y trabajo siempre me  han interesado temas como la alimentación natural, las plantas medicinales etc. A través de personas que conozco de esos temas me propusieron hacer un curso “de meditación zen”. Tengo que decir, que actualmente estoy de baja laboral por sufrir un proceso de cáncer. El curso, de 3 días, 3 horas cada día se publicitó boca a boca, y tuvo lugar en un local privado. A pesar de no existir publicidad visible, me sorprendió que, cuando llegué a la primera sesión, el pequeño local estaba completamente lleno. Allí estábamos unas 30 personas, además de  los formadores. La inscripción y toda la gestión inicial, aparentemente gratuita, se hace según se describe más abajo.

Iba a hacer una narración detallada de en qué consistió el curso que daba Rodolfo Castellani y su pareja, sin embargo, una coincidencia me va a ahorrar el trabajo de escribir tanto. El sábado, tras la segunda sesión y después de haber escuchado casi una hora al formador disertar sobre su desinterés por el dinero, pero sobre la necesidad de contribuir a los gastos para poder seguir ayudando a más gente, y la confianza que nos debíamos unos a otros…quedé un poco tocado y se despertaron mis sospechas.  Dado que, en las 6 horas transcurridas habíamos dedicado sólo una pequeña parte a hablar sobre meditación, el tema que, en verdad a mí me interesa, y mucho a hablar sobre creencias religiosas (reencarnaciones, el universo y sus energías etc) empecé a plantearme que estaba siendo víctima de un engaño. Al llegar a casa me puse a buscar por internet, así que llegué a su página, y, cual es mi sorpresa, cuando leo un escrito del año 2014 en el que se describe al detalle exactamente el mismo desarrollo de las sesiones que yo había vivido. Eso aumentó mis sospechas aún más, al parecer todo un guion perfectamente estudiado y que los autores repiten durante años en todos los sitios que visitan. Por lo tanto, parece que no hay nada espontáneo, no hay nada natural. Unir en una disertación el tema económico, el meter dinero en un sobre, con una historia de confianza en el otro, a mí me parece una técnica de lo más elementar para convencer a la gente de que pague, y que uno quede con mala conciencia si no lo hace.

Testimonio Curso de meditación Zen celebrado en Bullas.docx (24746)