GRUPOS NEONAZIS COMO GRUPOS SECTARIOS (Sectas juveniles)

12.03.2020 11:42

 Presentación

Este trabajo se abordará describiendo los rasgos esenciales de las sectas, y de modoparticular, de las expresiones y rasgos del movimiento neonazi, teniendo como eje central los rasgos de la adolescencia. Asumimos los parámetros de Ericson (1971) en la descripción del proceso de la adolescencia para describir los rasgos de la acción de este tipo de sectas en la juventud. Su fuerte incidencia en los seguidores no se explica, en cierto modo, sino en los rasgos de la juventud, sus necesidades, cultura etarea y situación dentro de la sociedad contemporánea. Nuestra hipótesis inicial radica en que, en efecto, el movimiento de los neonazis es un movimiento sectario que encuentra fortaleza en las aparentes “debilidades” e “inseguridades” en el proceso de conformación de la identidad en los jóvenes. 

 
Dicho de otro modo, muchos problemas que aquejan a la adolescencia en la actualidad los ha puesto en una situación de extrema vulnerabilidad frente a estos grupos. Nuestro  objetivo es diagnosticas cuales son estos aspectos vulnerables y desarrollar una reflexión en torno a ellos.

Rasgos generales de la adolescencia 


 La adolescencia hace referencia al período de edad entre los 13 y 19 años,  aproximadamente, que viven las personas. Este período corresponde a un proceso de  transición desde la niñez a la adultez, con las consecuentes transformaciones psíquicas, y físicas, además de la adaptación a la vida social. Los cambios en la persona son  muy  significativos, por lo que la adolescencia resulta ser un proceso complejo de
crecimientos y ajustes. En efecto, etimológicamente el concepto adolescencia proviene de adolescere (Latín), que significa madurar, y esto es virtualmente así en cuanto  implica desarrollo, maduración sexual e integración a la sociedad. Sin embargo, por  factores culturales, el tránsito a la adultez, se ha visto prolongado, complejizando el  proceso de adaptación personal. Lo que décadas antes de delimitaba por el ingreso del joven al trabajo o a la vida matrimonial, hoy se ha prolongado por las transformaciones en el mercado del trabajo y los estereotipos culturales, extendiendo esta etapa vital más que en las sociedades no-occidentales. Sus rasgos distintivos son el desarrollo hormonal, y en consecuencia, la maduración sexual. Es un período de fuertes crisis, por lo que los adolescentes deben enfrentar con muchas dificultades precipitadas por cambios físicos acelerados y la maduración sexual. 

 
Desarrollo intelectual
 
Piaget determina este período como el escenario de inicio de la etapa del pensamiento   lógico-foral, es decir, el despliegue de operaciones formales como una lógica deductiva.
Este es el estadio de las operaciones concretas como la lógica deductiva. Dentro de las funciones del pensamiento formal, Piaget consideró  la apertura de los jóvenes a las posibilidades del mundo; del desarrollo del pensamiento formal y el desarrollo del  razonamiento hipotético-deductivo, según los cuales el adolescente es capaz de deducir conclusiones no solo fundadas en la observación de la realidad, sino también a partir de sus propias ideas e hipótesis. También este investigador francés reconoce el desarrollo del pensamiento egocéntrico, casi como un signo distintivo de la adolescencia, basado en la sobrevaloración de las ideas y los valores como agentes de transformación de la realidad.
 
La identidad
 
Uno de los investigadores que inauguró el campo de los estudios de la identidad fue Eric Ericsson. El planteó que el logro de la identidad el es objetivo fundamental de la etapa de los adolescentes, en consecuencia, en ella radica los mayores problemas y
tensiones. Erikson (1971) señala que la identidad es el esfuerzo que realizan las personas para lograr el sentido de sí mismo y el mundo, y lo concibe como un proceso vital positivo que fortalece el ego del adulto. Pero este camino no es fácil, el adolescente
debe enfrentar la crisis de la identidad y de confusión de roles, por lo que debe aprender y desplegar habilidades que le permitan alcanzar exitosamente esta misión para desarrollar la vida adulta exitosamente. Según Erikson, la principal tarea del adolescente es lograr la identidad, la cual le permitirá llegar a ser una persona con un rol relevante en la vida adulta; y en su opinión, esta identidad se determinaría de modo fundamental en la elección vocacional que el joven realice, es decir, depende se su elección, según la cual organizará sus habilidades, destrezas, necesidades y deseos; en suma, su proyecto de vida este proceso implica la consolidación de  valores, de una ideología, la consolidación de creencias  religiosas, todo cuanto apunta a la la auto-identificación.

Por tanto, la adolescencia es una etapa de transición, de adaptación a la sociedad, de adecuación de las capacidades personales a la vida social (Erikson, 1971), como preparación para la adultez y a vida adulta. El objetivo último es el logro de una identidad positiva y diferenciada, coherente en cuanto a que se funde un efectivo compromiso personal con las creencias personales. La resolución de las crisis de  elección y definición de la identidad cuajan en una “identidad lograda” caracterizada por la construcción de la identidad sobre la base de la elección de las opciones del adolescente, y por la  coherencia y diferenciación del sujeto en su vida social.

 Algunos problemas en torno a la definición de la identidad durante la adolescencia se encuentran en la generación de una identidad difusa o en la generación de  una prematura de identidad. En el primer caso la ambigüedad es el factor determinante, en el segundo, es la fijación de proyectos vitales de forma prematura, sin crisis ni cuestionamientos, lo que puede llevar a la realización de ajustes extemporáneos.
 
La situación que más se relaciona a la difusión de las sectas neonazis es la generación de una identidad negativa, resultado de una profunda dificultad en la elección de alternativas constructivas para tomar en torno a la definición de la identidad. Como resultado aparecen construcciones estereotipadas que niegan los modelos de identidad que se le proponen socialmente ala adolescente. Casi como una respuesta o reacción surge una de su identidad negativa que expresa problemas como frustración, resentimiento y violencia. Se puede decir que esta identidad se opone a la identidadlograda, coherente y bien diferenciada de otros, que superar los problemas sociales y emocionales. La identidad negativa deja en la latencia la crisis de identidad, manifestando negatividad y desadaptación social.

DOCUMENTO COMPLETO:

GRUPOS NEONAZIS COMO GRUPOS SECTARIOS.pdf (93542)