LAS DOCE TRIBUS

19.02.2019 19:08

UN ACCIDENTE VITAL(Testimonio de mi paso por la Comunidad de las 12 Tribus)

¿Por qué entrasteis en esta secta?

Imagínate que atraviesas una de esas numerosas fases de la vida en que no te sientes bien;tienes problemas con el trabajo o con tu economía; estás atravesando una etapa difícil con tu pareja, con la que tienes dos hijos más la otra hija pre-adolescente de la anterior relación.

Lo que ves en los colegios públicos no te agrada y no puedes acceder a los privados.

Lo que oyes en las noticias te desanima. Estás pesimista y lo ves todo bastante negro.

Un día recibes una llamada de un antiguo amigo que se interesa por ti y al que (según cuenta) se siente estupendamente con su vida; se siente que está realizando una gran labor para la humanidad, ha rehecho su matrimonio y lleva una vida espiritual que se plasma día a día en una vida en comunidad en el campo, con huerto y alimentación biológica, medicina natural y otras tantas cosas que (él sabe) a ti te gustan.

Al final de la conversación te invita a hacerles una visita y comprobar in situ su felicidad.

Cuelgas el teléfono y… te sientes ilusionado. Te ha reconfortado su interés por ti y su afectuosidad. Pero sobre todo ha depositado una esperanza de que las cosas pueden ser de otra manera. Llega tu mujer a casa y le transmites tu ilusión y tu entusiasmo y ella se contagia.

Realmente estabais necesitados de ilusiones, de esperanzas, de salida a esta situación.

ESTA NECESIDAD FUE EL MOTOR QUE NOS LLEVÓ A ESTE “ACCIDENTE EN NUESTRA VIDA”

Cómo aceptar lo inaceptable: la irracionalidad

Os habéis decidido y con mucha ilusión y muy necesitados habéis hecho un largo viaje con los niños que os ha llevado a la “comunidad”. Allí sois recibidos con exquisita amabilidad y generosidad abrumadora. Pocas veces en la vida os habíais sentido tan bien tratados.

Entre continuas alusiones a su dios, que según ellos es el que les da todo lo que tienen, os van ofreciendo todo lo que necesitáis: afecto, comprensión, seguridad física y económica, paz matrimonial, educación familiar… y

SER UNO DE LOS ELEGIDOS PARA TRAER AL MESIAS Y SALVAR A LA HUMANIDAD.

 

Resulta tentador, ¿no? Para nosotros, lo fue.

Sí es cierto que efectivamente su ideología resulta abiertamente fanática, sectaria y exclusivista. Es cierto que a tus cuarenta y tantos años y tu experiencia resulta francamente difícil aceptar lo irracional de la propuesta. Pero…

¿Satisfacen tus necesidades? Si es así, la trampa está servida: priorizarías esa satisfacción sobre tu razón. Comenzarías a “dejar pasar” y a taparte los ojos, mientras comenzarías a disfrutar de liberarte de esas cosas que antes tanto te preocupaban y te angustiaban, entre excusas de “esto aún no estás preparado para comprenderlo” o “con el tiempo ya lo entenderás” o “al principio a todos nos pasa lo mismo”.

La Nueva Vida

Así que en un hermoso día de verano y en un río o playa de aguas cristalinas, entre gritos de júbilo y alabanzas al señor por haber recibido a un nuevo elegido para el sacrificio, serías bautizado y comenzarías una nueva vida:

En cuanto has sido recibido como nuevo miembro del grupo se te asigna a un hermano que te dará las instrucciones y te guiará en la nueva vida. Todo lo que haces has de consultárselo: llamar a tu familia, comunicarte con tus amigos, escribir cartas…

Tu relación matrimonial va a ser guiada por nuevas normas que te dirán hasta cuántas veces haces hacer el amor con tu mujer y cómo.

A tu nueva vida, deberías borrarle el tu, porque ya no es tuya.

Os podéis imaginar lo demás: largos monólogos de los dirigentes de la secta, sin réplica ni cuestionamiento. Adiestramiento ideológico a las 6,30h de la mañana y a las 7h de la tarde.

Trabajar de sol a sol con actitud dispuesta a hacer todo lo que te digan sin réplica ninguna. La obediencia es la máxima virtud. Etc, etc.

La salida

Mientras hay vida hay esperanza, dice el dicho. En nuestro caso un acontecimiento familiar dramático desencadenó nuestra salida de la secta. En principio no nos dejaban salir de allí, pero cuando la situación familiar se agravó nos dejaron ir a visitar la familia unos días. A pesar de sus continuas llamadas, advertencias del peligro al que nos exponíamos, ocurrió lo que tanto ellos temían: que no quisiéramos volver.

Resulta paradójico que la muerte nos devolviera a la vida, pero así fue. Tocados en nuestros corazones, conmovidos por los acontecimientos, una parte de nosotros acallada y reprimida comenzó a despertar ya hablar y a habar y a hablar…

Ha pasado un año y medio desde que nos salimos. Estoy contento por la vida que llevo. Asumo las dificultades de mi vida bajo mi responsabilidad y no espero que nada ni nadie me las solucione, intentando aprender de ellas.

He perdido una parte de mi ingenuidad y cierta admiración que tenía por los movimientos espirituales.

Considero mi experiencia en la secta como uno de los mayores aprendizajes de mi vida, que me ha hecho madurar y saber qué es lo que quiero y lo que no. Pero no deseo a nadie que tenga este tipo de accidentes. Os lo aseguro.

 

Hay algo que no entiendo: qué sacan ellos de la secta. ¿Qué buscan? ¿Cuál es su motivación?

¿Cuál es su beneficio?

En mi opinión es el poder. Poder sobre los demás. Poder económico. Poder de salvación.

Bien amigos, confío en que no cometáis mis errores y que estéis atentos al discurso sectario que desgraciadamente se cuela en organizaciones, empresas, grupos políticos, etc y que se utiliza para controlar y manipular a los demás. Pero sobre todo, sobre todo hay que estar atento a uno mismo. 

Xavier Mas.

(ex adepto de las doce tribus).

 

 

MÁS INFORMACIÓN:

DE ESPALDAS AL MUNDO

 
 
 
 
 
 
 
 
Es un extracto del manual de disciplina que circula dentro de las Doce Tribus. 
En este extracto se les dan pautas a los padres para hacer que sus hijos obedezcan y no dar pie a la rebelión.

El documento dice repetidamente que hay que pegarles hasta hacerles daño; que lo necesitan para redimir su consciencia. Y recalca que hay que hacerlo sistemáticamente hasta que los padres tengan autoridad absoluta sobre su hijo. Es la única manera de que el niño cumpla con la voluntad de Dios.

DESVELANDO LA SECTA DOCE TRIBUS (Facebook)

(DOCUMENTO  INTERNO TRADUCIDO Nº 1)

PÁGINA 9

El punto de partida del entrenamiento de los niños está en       Mal. 4:6- Apo. 14:1-5. Nuestro padre quiere una generación que es recta y pura; capaz de sacrificarlo todo por su propósito. Ha decretado que las fundaciones de matrimonio familia y gobierno realicen su propósito en la Tierra.

PÁGINA 25

Los padres son responsables ante Dios por el mal uso de su autoridad. No existen los Derechos Humanos del niño aprobados por la palabra de Dios. Cuando el gobierno sobrepasa el límite y devalúa la autoridad paterna, la tendencia es hacer que el niño sea responsabilidad del Estado. Históricamente esto ha ocurrido con resultados trágicos. Los gobiernos de naciones como Esparta, la Alemania Nazi, y la Rusia soviética usurparon la autoridad de los padres; pero hoy en día la autoridad paterna está devaluada por la escuela pública, las agencias protectoras de niños, y las leyes contra el maltrato infantil.

 

PÁGINA 26.

Dios no toleraba que los niños faltasen al respeto de sus padres. La pena de muerte se practicaba a cualquier niño que mostrase falta de respeto o deshonra a los padres. Estos (los padres) no tenían derecho a matar a sus hijos, pero debían denunciar a su hijo para que el gobierno le aplicase la pena de muerte.

 

 

PÁGINA 46

Un niño puede entrenar a los padres a que esperen a que el esperen hasta que obedezca. Esto no es obediencia, sino una forma sutil de desobediencia muy practicada por las niñas. Cuando ordenas a tu hija a que haga algo y te dice “un minuto”; estás siendo entrenada para esperar a la obediencia de tu hijo.

 

( DOCUMENTO TRADUCIDO Nº 2 

LA FUNDACIÓN PARA EL COMIENZO DEL ENTRENAMIENTO

“Instruya a su hijo en su camino, y de viejo jamás lo abandonará” (Pr 22:6)

Introducción

En la vida de nuestros hijos hay ciertos puntos críticos. Comenzar el entrenamiento a los 6 años es uno de ellos. Es un buen momento para hacer una pausa para reflexionar cómo les estamos moldeando. ¿Cómo es su base? ¿Es sólida? ¿Durará a lo largo del tiempo?. Tenemos que cerciorarnos de que lo que le estamos enseñando haga de ellos unos discípulos. De nuestro maestro Yashua. Nuestro Elohim está creando una ciudad con sus fundamentos.

Cuando comprobamos que ha pasado el test, nos regocijamos al igual que se regocijó Abraham cuando Isaac fue desprendido. (Ven 21: 8). ¿Y de qué se regocijó?. En parte porque Isaac estaba libre de estar a su lado, para recibir la vida que Abraham quería darle. Fue un hito en la vida de Isaac. En el mismo caso, cuando un niño se considera maduro para ser apartado de Imma (madre en hebreo) y Abba (padre en hebreo) para iniciar su educación con rabbi o profesores, es un punto significativo. Es una señal  que se hay un fundamento en la vida de un niño.

Desde siempre hemos escuchado que el carácter de un niño está determinado a la edad de 4 años, y que esos primeros tiernos años son como una tierra fértil en la que se puede plantar la semilla de los buenos hábitos. Y como los padres son la fuente del desarrollo espiritual, físico, y mental del niño; tienen que ser cuidadosos de no depender de nadie, ni rabbi , ni profesor, persona mayor, o muchacho ; en el proceso de implantación de esta fundación.

Los padres, aquellos que fueron delegados por Dios para entrenar al niño, son aquellos que ejercitan su poder de influir en los corazones y mentes de estos pequeños. ÉL (Dios)  responsabiliza a estos de la disciplina y entrenamiento de los primeros años. Ellos son los responsables de cualquier influjo que entra en el alma de sus pequeños.

Desde “Incluso un niño es conocido por sus acciones, según su conducta sea pura y correcta” (Pr 20:11), es obvio en ese caso que la base ha sido fundada. Cualquier persona de la casa con vista, podrá reconocer si un niño está suficientemente entrenado para comenzar con la enseñanza. Los padres son honrados al comprobar que sus esfuerzos para mantener a su hijo bajo control ha dado sus frutos. El niño sumiso y tratable ha trazado un curso que conducirá al Bar Mitzvah, y la vida de discípulo. Esos padres pueden entonces delegar su autoridad a un rabbi o profesor para que colabore con el entrenamiento. El niño podrá ser entrenado, enseñado e instruido en todos los aspectos necesarios para convertirse en un adulto, útil para servir en su trabajo. Cuando hay un acuerdo genuino entre padres, rabbis y profesores en referencia al entrenamiento de los niños, nuestro Padre bendicirá esta delegación de autoridad y añadirá gracia y fé a la enseñanza que se imparte en una clase.

 

 

Cómo saber si un niño está preparado

Los niños del Edah ya están controlados cuando se consideran maduros para su entrenamiento a la edad de 6 años. De otra forma, el rabbi no dará su aprobación para comenzar con el entrenamiento y lo devolerá a sus padres. Los padres no pueden delegar en nadie para controlarlos, sobre todo a un rabbi o profesor. Todos los niños del Edah, a la edad de 6 años, han sido exijidos a escuchar a sus padres dócilmente, sin contestar o quejarse.

Si un niño continua merodeando o no fijando su atención en ti, o parlotea o te ignora, está expresando rebelión. Un niño debería haber sido entrenado y controlado para prestar atención precisa a sus padres, antes de ser delegado a un rabbi o profesor. De otra forma, si se le admite en un grupo perturbará a los niños controlados. Un niño debe prestar atención a sus padres mirándote a la cara, a los ojos, y expresando verbalmente su aceptación a tu instrucción con una actitud de  honor y respeto;. (Efe. 2:1; Ex 20: 12). Si los padres han exigido atención y respeto por parte de su hijo, su hijo estará preparado para el entrenamiento.

Un niño al que se le ha implantado la fundación del respeto y obediencia será capaz, a la edad de 6 años, de cumplir las normas de la lista de abajo. Ningún crio es perfecto, pero es una cuestión de práctica. ¿Está bajo control? ¿Respeta la autoridad de otros adultos en especial la de los padres? ¿Puede ser dirigido con facilidad? ¿Es ingenuo, dócil e influenciable?. Si se da el caso, es enseñable y puede ser considerado como apto para comenzar el entrenamiento.

Algunas normas para el Comienzo del Entrenamiento

  • El niño es capaz de recibir instrucción y corrección por parte de sus padressin contestación o queja
  • Puede mantenerse quieto y callado (por ejemplo; en la mesa, en el tiempo de preparación, durante la enseñanza), y mantenerse de pie (por ejemplo durante el minchot).
  • El o ella responde cuando se le habla y responde verbalmente a la instrucción, corrección, o estímulo con actitud de respeto y honor.
  • El niño va de un sitio a otro sin correr, saltar o balancearse etc.
  • Puede prestar atención, o escuchar en durante largos periodos (puede mantenerse sentado y responder a la charla antes de cortar el pan)
  • Puede emplearse en tareas que difíciles y demandantes tanto emocional como físicamente (para el comienzo del entrenamiento el niño debería ser capaz de trabajar toda la mañana junto a su Imma en la cocina, y dejando que ella le dirija
  • Ha aprendido a autocontrolarse en situaciones sociales (puede estar en el michot sin hablar, tocar, señalar o cualquier otra forma de tontería con los niños del rededor)
  • Demuestra la voluntad de complacer a sus padres
  • Se muestra favorable a la autoridad de otros adultos, además de la de sus padres
  • Respeta a los niños mayores
  • Habla o confiesa sobre lo que pasa en la comunidad
  • Canta en voz alta

Esta comunidad explicitamente que prohiben los juguetes. "Nuestros niños deberían estar tan ocupados en sus tareas que no tendrán tiempo para la fantasía. Las muñecas transmiten una idea falsa de lo que significa cuidar a un bebé, y los camiones de juguete transmiten una falsa idea de la responsabilidad de conducir un vehículo. Es muy duro hacer que los niños trabajen y conseguir que sean funcionales. Darles juguetes a los niños es una forma fácil de destrozar el carácter de nuestros niños.