"LAS EMOCIONES NEGATIVAS PUEDEN CAUSAR CÁNCER"...Un metanálisis socava el mito.

 

Otro estudio más que no encuentra correlación alguna entre emociones (en este caso, depresión) y cáncer. Las propuestas pseudocientíficas de la bioneuroemoción y similares han recibido una mala noticia: otro metanálisis (un estudio de decenas de estudios) ha vuelto a sugerir que no existe relación entre emociones negativas y cáncer.

Es decir, que pensar positivamente no nos protege contra el cáncer.

Emociones y cáncer

La discusión de los factores que aumentan el riesgo de cáncer no sólo forma parte de los médicos y los oncólogos, sino que en ella también está involucrados los defensores de la medicina alternativa, así como los pseudopsicólogos y los psicoterapeutas marginales cuyas opiniones son difundidas por periodistas con escaso o nulo código deontológico.

Entre estas opiniones está la afirmación común de que el pensamiento negativo, el pesimismo y el estrés crean las condiciones para que las células de nuestro cuerpo se funcionen mal y para que el cáncer se desarrolle.

Declaraciones similares acompañan proposiciones terapéuticas para cambiar nuestra forma de pensar a una más positiva que nos proteja del cáncer, o incluso nos cure de la enfermedad.

En un artículo publicado recientemente en Psycho-Oncology, cuatro expertos coreanos han intentado dar respuestas a esta pregunta por medio de un exhaustivo metanálisis.

¿Cuáles son los resultados? Aunque algunos estudios de baja calidad encontraron que los pacientes con trastorno depresivo estaban en mayor riesgo de cáncer, en general el metanálisis no demostró que los pacientes con trastorno depresivo diagnosticado clínicamente tuvieran un mayor riesgo de desarrollar cáncer en relación con la población general.

A pesar de los sesgos y limitaciones de esta clase de estudios, lo cierto es que, hoy por hoy, resulta aventurado ofrecer un vínculo causal entre emociones y cáncer. Por otra parte, algunos de estos estudios demostraron que la relación podría ser incluso a la inversa: las personas deprimidas y aquellos que experimentaron más estrés eran menos propensos a contraer cáncer que los que eran positivos y no sufrían de estrés.

La convicción de que el pensamiento positivo y las emociones evitan el desarrollo del cáncer, o incluso pueden curarlo, es consistente con nuestra necesidad de control. Preferimos vivir con la convicción de que tenemos control sobre algo. La verdad, sin embargo, es que somos poco importantes a la hora de influir en la abrumadora mayoría de los factores inductores de cáncer.

XATAKA CIENCIA

24 Abril 2017,
 

¿Las emociones negativas causan cáncer? Un nuevo metaanálisis refuta tal idea

Una rápida visita a la sección de autoayuda de tu librería favorita servirá de ejemplo para demostrarte que la idea de que las emociones negativas nos enferman está muy difundida. Estos libros de quinta se la pasan promoviendo la idea de que las emociones mal canalizadas pueden producir terribles mutaciones a nivel celular, responsables de los cánceres mas horrorosos y dolorosos. Mucha gente lee esto, cree que es así y piensa que ese supuesto especialista en “medicina oriental”, o la tan de moda “medicina integrativa”, tiene el conocimiento que ningún estudio científico o médico posee sobre el cáncer. Y que la cura de dicha enfermedad consiste en llenar la mente de pensamientos positivos. ¡Una barbaridad!

Ojalá fuera tan fácil. Lamentablemente estudios recientes encontraron que la mayoría de los cánceres, 2/3 para ser más precisos, son producto del azar. Y ahora otra investigación desarrollada por un equipo de investigadores coreanos en la revista Psycho-Oncology, puso a prueba el supuesto riesgo que tienen las personas con depresión1 de sufrir de cáncer y, como era de esperarse, no hay suficiente evidencia que avale esta idea tan popular.

En dicha investigación, los autores explican que tuvieron que afrontar distintas limitaciones a causa de la heterogeneidad en la evaluación de la depresión y, para reducir estos problemas, decidieron elegir solo estudios que utilizaban instrumentos de clasificación precisos como el DSM y el CIE. Lo que dio como resultado un análisis de nueve estudios completos.

Al analizar los estudios, encontraron que sólo algunos de ellos (los de baja calidad) sugería una relación entre los pacientes con depresión y el cáncer, lo que no representa una base suficiente para sostener la tan difundida idea de que los pensamientos negativos pueden provocar cáncer.

Los datos que obtiene el equipo de investigadores coreano son congruentes con otros estudios (12 y 3) que tampoco han observado una relación entre las emociones, el estado de ánimo, el estrés y el cáncer. E incluso hay estudios cuyos resultados apuntan al lado opuesto:las personas con depresión que experimentan más estrés son menos propensas a sufrir de cáncer, en comparación con aquellas que eran positivas y no sufrían de estrés. Aun con estos resultados los investigadores explican que sus datos provenían en su mayoría de países occidentales y son precavidos con la extensión de sus hallazgos en otros países.

Es notable ver la diferencia entre las explicaciones científicas, mesuradas y precavidas a la hora de hablar del cáncer y su tratamiento y las aseveraciones tajantes y desvergonzadas que dan los libros de autoayuda barata, prometiéndoles a las personas que una mente llena de pensamientos positivos los curará de todos sus males. Lo anterior es un buen ejemplo para empezar a desconfiar, es decir, se escéptico e investiga cuando alguien habla de un nuevo tratamiento o la nueva cura del cáncer.

 

SOLICITUD Asóciate a RedUNE desde 20 euros. También puedes donar otras cantidades. En CaixaBank :ES21 2100 2258 1802 0106 3253

RedUNE somos una entidad que se financia por medio de aportaciones particulares.Ahí radica nuestra propia independencia.Son diversos los gastos anuales,desde el mantenimientos de las plataformas digitales de información,asesoramiento ,juicios,etc