VÍCTOR SANCHO GARCÍA de Embaucador a Guru Sectario

21.03.2019 14:48

 

EL COMIENZO.

Esta historia comienza en Murcia más concretamente pasando consulta “gratuita” en un herbolario de la ciudad en la Calle Reina Sofía        Sin embargo durante un tiempo en el blog de promoción de su negociado, incluye un sistema de donación.

Comienza como supuesto sanador de todo tipo de problemas de salud. Asegurando curar desde el cáncer, la diabetes y otras enfermedades.

Se hace pasar por experto en medicina Ayurvédica. Que se sepa no está acreditado en ningún sentido para diagnosticar y mucho menos para realizar  tratamientos a personas con dolencias diversas.

Según Víctor Sancho: ”Donar sangre es una manera de salvar vidas y claro está a veces es necesario, pero si calculamos los perjuicios que conlleva compartir sangre a lo mejor nos lo plantearíamos.”

“La suerte negativa o karma está ligado a nuestro cuerpo incluida la sangre para llevar un registro sobre nosotros en esta vida”.

“Aquí está la cuestión, si la persona a la cual le donas sangre comete algún tipo de injusticia el karma también lo recibirás tu, y seguirás recibiendo el karma que cometa hasta que tu sangre desaparezca de su sistema la cual tarda meses”.

Su sabiduría sanadora comenzó en  la estancia durante cierto tiempo en un ashram, del que no se sabe ni lugar y mucho menos el nombre del guía espiritual.

Entre los diversos servicios en la susodicha herboristería murciana, también había sitio para “tiradas de tarot”. Como comprobamos siempre ha sido un gran maestro de la mentira, jugando con la vulnerabilidad de las personas.

RedUNE ha tenido acceso a diversos testimonios de víctimas de este supuesto sanador ayurvédico, cuyo fin como veremos más adelante era y es, ser guía espiritual y empresarial de una comunidad de personas. Las cuales sobreviven a sus vaivenes paranoicos  en condiciones pésimas para su salud. Resaltando la crianza de menores, sin los tratamientos y reconocimientos, que por derecho tienen para no ser hipotecados en su futuro desarrollo humano.

Los hechos que relatamos acontecieron, cuando las victimas no llegaban a la mayoría de edad.

En algunos encuentros que teníamos con Víctor Sancho, nos decía que los espejos son portales a otras dimensiones, por las que por las noches entraban “seres malignos” con los que no estábamos seguros y por eso debíamos poner una sábana negra para tapar el espejo durante la noche.

Al no hacerle mucho caso, él insistía en ser nuestro gran protector ya que disponía de poderes. En alguna ocasión dibujó una cruz en los espejos, que significaba que había “cerrado el portal”. Otras veces afirmaba que el demonio había entrado a través del espejo de nuestra habitación.

Entre los ritos a los que nos invitó está la “wicca”, que realmente es una religión neopagana que hace culto a brujas.

En una ocasión fuimos a su casa de noche para hacer otro rito distinto que consistía en pedir algo a la Luna, según el día en que cayera se pedían cosas buenas que quisieras recibir, cosas malas de las que quisieras desprenderte, cosas malas o buenas que les desearas a otros, etc.

El rito lo llevamos a cabo en una de las habitaciones deshabitadas de la casa donde más tarde se instalaron a vivir él y otros tres compañeros de piso. No había luz en la casa ni muebles, solo teníamos una especie de candil. Estábamos sentados en círculo y consistía en volver a pedir algo al “otro mundo”. Para dichas peticiones, nos indicó que dibujáramos con el dedo sobre la palma izquierda de nuestra mano, como un símbolo. El rito finalmente se suspendió por diversas llamadas que recibía a su móvil, y al pasar la media noche no se podía realizar en este sentido. Como siempre Victor Sancho nos atrapaba en su persuasión, prometiendo de todo para no cumplir nada.

Nos dimos cuenta que esta táctica la utilizaba para mantenernos enganchadas a él, nunca nos daba toda la información de golpe, siempre se reservaba cosas para que siguiéramos detrás de él, interesadas en lo que él nos decía o nos prometía que iba a conseguirnos, por ejemplo cuando nos prometió que nos iba a dar trabajo en un restaurante donde él había trabajado en Murcia.

Como era de esperar de un mentiroso compulsivo, estando durante 2 meses y medio “preparándonos de camareras y él como entrenador para estar listas y poder trabajar en dicho lugar”. Todo resultó mentira y un abuso de nuestra debilidad. Se despachó diciéndonos  que “aun necesitaríamos más tiempo para prepararnos  para dicho trabajo”.

Otra veces venía a nuestras casas para enseñarnos “artes marciales” en las que él era “maestro” utilizando cuchillos: Trataba de enseñarnos tácticas agresivas como inhabilitar al atacante e incluso herirle gravemente con esas armas blancas. Todo me parecía muy extraño, pero accedíamos a sus pretensiones. Hoy reconozco que con su persuasión coercitiva “nos sentíamos obligadas a todo”.

Cuando él estaba cerca de  nosotras, nunca estábamos tranquilas. Yo nunca le dí mi confianza y él se aprovechaba de ello para así excusarse diciendo que no podía continuar enseñándonos cualquier cosa (medicina ayurvédica, artes marciales, esoterismo, mundo paranormal…)

Con la palabra de forma imperativa nos domina a todos, juega con nuestros sentimientos, nos chantajea emocional y psicológicamente.

También nos repetía muchísimo la frase que decía, pero no con estas exactas palabras: ”La  sabiduría es lo máximo a lo que debemos aspirar” y debemos darlo todo por encontrarla. Para él la sabiduría es la verdad absoluta y para él su verdad era y es todo lo que predica.

Siempre nos prometía el cielo, nos decía que con sus tratamientos sanadores, podíamos conseguir mejorar nuestra salud y cuerpo. Nos instaba a realizar dietas vegetarianas totalmente. Otras veces ni eso, una compañera siguió indicaciones nutricionales que le llevaron a la anorexia. Su mejor dieta era “no comer”, pero él como cualquier gurú sectario hacia lo contrario a lo que predicaba y se hinchaba a comer de todo.

Todas estas actividades y otras que por reparo no cuento, las hacíamos a espaldas de nuestras familias, amigos…. Víctor siempre nos instaba a no contar nada a nadie, porque de lo contrario no nos abriría las puertas a otros mundos.

Este chantaje constante hizo que no aguantara más y me puse en contra de todo el grupo. Se lo conté a mis padres cortando drásticamente esta relación abusiva.

Durante bastante tiempo me encontré muy mal, sintiendo miedo, no pudiendo dormir ni hacer nada. Estaba todo el día y la noche en alerta con miedo de que me pasara algo. Incluso llegué a tener ganas de morirme de lo fatal que estaba. Era un constante sufrimiento que no me dejaba vivir y cada vez pensaba en él como un demonio. Hoy soy consciente que todo fue fruto del miedo que nos metió, para aprovecharse de nosotras.

OTRO TESTIMONIO

Yo conocí a Víctor a través de una compañera de clase que asistía a sus consultas con su madre. Nos examinó nuestra salud a través de la muñeca donde nos tomaba el pulso. Nos dió unas pastillas que nos provocó diarreas muy graves, según él para eliminar toxinas. También nos ofrecía unas hierbas siguiendo sus indicaciones sanatorias.

Víctor comenzó en mi caso a apartarme de mi madre. Al comienzo sutilmente y más tarde afirmando que convivía con una persona  mentalmente enferma. Y que era tóxica para mi desarrollo personal.

Idéntico a otras personas que se relacionaron con Víctor, machaconamente nos prohibía hablar de nuestras actividades a conocidos y familiares, a no ser que reclutáramos para él adeptos o adeptas para sus actividades o tratamientos sanadores.

Sé de algún tratamiento que realizó con alguien en la que tomó unas sales muy fuertes, que más tarde le trajeron problemas de salud y fue trasladada a Urgencias en La Vega, por fuerte dolores abdominales causados por los gases provocados por las sales.

Diagnosticó a uno con enfermedad pulmonar, a otro con deficiencia mental y a un tercero con esquizofrenia. La táctica de Víctor es que él te protege si no te vas de su lado, de lo contrario te va a pasar algo malo. Y así es como consigue que los demás permanezcan con él. Además de no darte nunca toda la información  y te quedes enganchado a él, para que así cada día que pases con él, te cuente algo aunque te deje a medias para así tenerte pillado siempre.

Siempre tratando de dominar todo y a todos,tiene que ser lider de todo.

SEGUIMOS CON MÁS TESTIMONIOS

 

En mi caso, siempre me decía que tenía que estar abierto a saber la verdad, que no me escondiese y que siempre buscara la verdad. Poco a poco me fui distanciando de mis amigos y de mi familia, igual que en un grupo sectario.

Pasé de hacer algo por mi voluntad a sentirme obligada. Pero ya era más bien por miedo que por otra cosa. Llegué a realizar tratamientos de limpieza durante un mes, sin comer prácticamente nada y me sentía muy débil.

Era una época en la que yo me sentía bastante susceptible. Tenía dudas sobre todo, me había desengañado con otras cosas y él estaba haciéndome replantear muchas cosas en mi vida y relaciones familiares y de amigos.

Un día pegue un portazo sin mirar y sin despedirme de los chicos, más bien robots, que había allí. Conforme bajaba las escaleras tomé la decisión de no volver a tener nada que ver con este tipo de gente. Me sentía bien por haber salido de allí. Me sentía libre, pero al mismo tiempo me sentía destrozada. Durante un tiempo tuve indicios de depresión y no tenía ganas de nada. No podía levantarme de la cama, hasta que al final tuve que ponerme en tratamiento con un psiquíatra. +

 

EL GRUPO SE TRASLADA A GALICIA. 

 

Se instalan en el pueblo de Celeiro (Lugo), los jóvenes que le siguen a Víctor Sancho García, no dan un paso, ni realizan nada sin previa autorización del mismo. En verano del primer año de residencia, se dirigen a los servicios sociales del Ayuntamiento de Barreiros con el fin de solicitar alguna ayuda económica.

Ante los vecinos, en los encuentros e interacciones que mantienen, se presentan como un grupo de jóvenes que están interesados en el cultivo ecológico y que asi mismo "trabajan por internet". Con el transcurso del tiempo han ido despertando cierta desconfianza y recelo por parte de los lugareños, sobre todo tras mostrar algunas extravagancias, y por su aspecto desaliñado.

La casa que habitan fue alquilada antes de marcharse de Murcia. En el blog "Sabiduría Sanadora" informan de sus logros agro-pecuarios, aparte de seguir con su filosofía ayurvédica.

Más tarde  abren un bar "La tapa Rápida" ubicado en Foz (Lugo). Mantienen con el mismo nombre una página en Facebook. Podemos leer variadas soflamas en dicho perfil, acerca de su intención de redención de los oprimidos del mundo mezcladas asi mismo con criticas indiscriminadas al resto de negocios de hostelería, lo que les origina diversos problemas de convivencia.

Más cercanos al tiempo actual,  dentro de la comunidad una joven del grupo está en estado de gestación. Las familias de Murcia se preocupan por el riesgo del embarazo, desde el momento que la filosofía del grupo y que emana de "su jefe" Víctor, es de tipo pseudo-naturista y contraria a cualquier intervención facultativa.

Por medio de una trabajadora social del Ayuntamiento de Barreiros, se tiene conocimiento de que la joven va a dar luz en su domicilio, pero no consta ningún tipo de reconocimiento médico y hace tiempo que nadie la ve. Entre las justificaciones que presentan está por ejemplo, que las ecografías son perjudiciales para el feto. Los asistentes sociales de Barreiros observan deterioro en la salud de la gestante. Se constata en algunas de las presencias de Agentes en dicha casa un gran desorden, lleno de ropa tirada por el suelo, cantidad de cajas, objetos, etc. Lo cual denota que el grupo mal vive con una gran desconexión colectiva e irresponsable.

 

Las familias desde el principio de esta relación colectiva, han mantenido un pulso para defender su legítimo derecho a comunicarse con sus hijos e hijas, sin intermediaciones de los dictados de Víctor Sancho. En un momento dado a que se respeten los derechos que les asisten a poder conocer y mantener relaciones afectivas como abuelos con sus nietos. En este sentido desde RedUNE defenderemos y apoyaremos todas estas justas demandas de los abuelos. Así como el derecho universal a los tratamientos pediátricos y de escolarización.

Somos bien conocedores de cómo se origina un grupo sectario o  coercitivo. En el caso que hemos presentado, en base a los claros testimonios, al proceder autoritario y esquizofrenia de Víctor Sancho. Encajan en su totalidad.

Sabemos de los diversos movimientos en la sombra de Víctor en Galicia .De nada le va a servir no aparecer en documentos, cuando él es el que planifica las distintas actividades y negocios empresariales siendo su máximo responsable de todo ello. Esta ALERTA tiene un objetivo muy claro: Paralizar en seco sus intentos de captar nuevos adeptos en la zona. Así como esclarecer todo lo acontecido durante su estancia en Murcia y ahora en Galicia. Y sobre todo defender los derechos de los menores que residen dentro de esta comunidad encomendada por Víctor Sancho.

 

Cualquier afectado o persona que tenga información sobre VICTOR SANCHO,confidencialmente puede remitirnos sus comunicaciones al  correo:redune.infoayuda@yahoo.es